Croquetas de calçots y salsa romescu

IMG_20200128_230110_398

Dicen que lo bueno se hace esperar, y si digo esto es porque he tardado “un poco” en subir esta receta. También es verdad que si la quieres te tienes que armar de paciencia: esperar la temporada de calçots, prepararlos a la brasa, hacer la masa, las bolitas y si encima hacéis la salsa romescu casera… pero hoy vamos a hacer un poco de trampa y vamos a usar una salsa ya comprada ^^

Nosotros hemos usado los calçots sobrantes de una calçotada. Si no teneis pensado hacer una, los podeis hacer al horno. Se cocinan con la piel hasta que estén casi carbonizados y luego se les retira, para quedarnos solo con la parte del tallo interior. Os dejo un enlace de wikipedia por si no sabéis que son 🙂

Ingredientes para unas 20 croquetas:

-un manojo de 25 calçots ya asados

-un bote pequeño de salsa romescu

-una taza de bebida vegetal sin azúcar (yo he usado de soja)

-dos cucharadas de harina

Para el rebozado: harina, bebida vegetal sin azúcar y pan rayado

 

Empezamos pelando los calçots y dejando solo la parte verde.

Una vez los tengamos bien limpitos, los trituramos con la ayuda de un robot de cocina o los picamos muy finitos a cuchillo. En una sarten grande antiadherente calentamos un chorrito de aceite de oliva y sofreimos un poco los calçots, salpimentando al gusto pero no mucho, ya que la salsa romescu ya está bastante condimentada.

Los dejamos unos 10 minutos a fuego bajito con la tapa puesta, añadimos un par de cucharadas de harina y removemos bien para que se cocine la harina. Añadimos la salsa de calçots y la bebida vegetal y removemos para que se mezcle todo bien. Con el fuego bajo y con la ayuda de una espátula vamos moviendo la masa en círculos hasta que espese. Sabremos que la masa está bien cuando al separarla de las paredes de la sartén mantega su forma en el medio y no vuelva a expandirse hacia los bordes.

Una vez tengamos la masa en ese punto, la pasamos a un cuenco grande y la tapamos con un paño de cocina. Dejaremos reposar la masa 24 horas en la nevera.

Al día siguiente preparamos tres platos: uno con harina, otro con la bebida vegetal y otro con el pan rayado. Con las manos un poco húmedas hacemos las croquetas y las pasamos por harina, luego por la bebida vegetal y luego por el pan rayado. Seguidamente pasamos otra vez por la bebida vegetal y otra por el pan rayado. Freimos las croquetas con aceite muy muy caliente y cuando estén doradas por todos los dados las sacamos de la sartén, dejándolas escurrir en un colador con un plato de debajo que recoja el exceso de aceite. Consumir mientras están aún calentitas ^^

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s