Patates d’Olot

IMG_20200119_145141_054

Hace un montón de años que probé por primera vez las patatas d’Olot y me encantaron. Es una receta tradiconal catalana, sobretodo de la zona de la Garrotxa (la famosa cuina volcánica). Llevaba un tiempo pensando en veganizarlas así que la semana pasada busqué una receta y la adapté para que fuera libre de ingredientes de orígen animal.

Lleva un buen rato hacerlas pero os prometo que vale la pena. Si os organizais bien, podéis dejar el relleno hecho el día anterior y que no se os haga tan pesado hacerlo todo el mismo día 😉

Para el relleno:

  • 200 gramos de seitán picado muy finito
  • una cebolla mediana
  • dos dientes de ajo
  • una ramita de romero
  • un vaso de vino rancio
  • medio vaso de tomate maduro triturado
  • sal y piminenta
  • una pizca de nuez moscada
  • la miga de un par de rebanadas de pan
  • un cuarto de taza de bebida vegetal sin endulzar ni saborizar
  • aceite de oliva

Para las patatas:

  • 4 patatas medianas (mejor si son patates d’Olot, Camprodón, Prades o Vall d’en Bas)
  • aceite de girasol para freír
  • un baso de bebida vegetal
  • 4 cucharadas de harina de garbanzo

Para preparar el relleno, que lo podemos dejar hecho el dia anterior, empezamos poniendo la ramita de romero en un fondo de aceite de oliva en una sartén grande. Cuando veamos que la ramita empieza a dorarse la sacamos y añadimos la cebolla y el ajo muy bien picados. Mientras se cocinan, remojamos la miga de pan en la leche y cuando esté bien humedo añadimos el tomate triturado y reservamos.

Una vez estén la cebolla y el ajo bien cocinados añadimos la mezca de tomate, bebida vegetal y pan y dejamos cocinar a fuego bajo un par de minutos. Añadimos el seitán picado, la pizca de nuez moscada, salpimentamos al gusto y ponemos la copa de vino rancio. Removemos todo bien y dejamos tapado unos 20 minutos a fuego lento.

 

Para las patatas, ponemos aceite de girasol en una sartén grande y honda a calentar a fuego medio. Cortamos las patatas en rodajas a lo largo de aproximadamente unos 3mm de grosor. Las metemos en el aceite y las dejamos a fuego medio para que se vayan cocinando pero sin que se frían y queden crujientes, solo queremos que se cocinen y no estén crudas. Las dejamos en papel de cocina para que se absorva el exceso de aceite.

Una vez tengamos todas las patatas cocinadas y no quemen, las extendemos en una superficie para rellenar. Es importante emparejarlas del mismo tamaño.

Ponemos más o menos una cucharada sopera de relleno encima de una patata y ponemos la otra encima apretando un poco pero con cuidado de que no se salga el relleno por los bordes. Hacemos lo mismo con todas las patatas, tienen que quedar como si fueran libritos.

IMG_20200119_140323

Ponemos el mismo aceite en el que hemos cocido las patatas a calentar a fuego fuerte, esta vez sí para freir. Mientras se calienta, mezclamos la harina de garbanzo con la bebida vegetal. Tiene que quedar una mezcla un poco densa (en la receta tradicional las patatas se rebozan en clara de huevo, yo lo intenté hacer con aquafaba pero al meterlas en aceite empezaron a explotar así que buscamos un plan B :D). Enharinamos las patatas un poco, las rebozamos bien en la mezcla de harina de garbanzo y bebida vegetal y las freimos hasta que queden bien doraditas.

Sé que parece muy dificil preparar esta receta, pero en realidad solo necesita un poco de tiempo para ir haciendo el paso a paso con calma. Si os animáis a prepararla os aseguro que veréis que valdrá la pena

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s