Cracovia

Éste mes de agosto hemos estado unos días en Cracovia visitando ésta preciosa ciudad. La verdad que nos ha gustado mucho, su casco viejo es precioso. Hay mucho ambiente tanto de día como de noche, y si te gusta la historia la disfrutas muchísimo.

Según HappyCow hay 11 restaurantes veganos, 20 vegetarianos y 25 con opciones vegana. ¡No está nada mal!

En generals se come batante barato. Un entrante para compartir, dos primeros y dos cervezas salen por unos 10 euros, y las raciones suelen ser bastante grandes. La mayoría de sitios son autoservicio, de los que te acercas a la barra, pides, recoges tu comida y devuelves la bandeja, excepto en algunos que son un poco más caros y tienen servicio a mesa. Con el inglés no tendréis problema, lo habla todo el mundo, y suelen diferenciar muy bien lo que es vegetariano de lo que es vegano. Si os entra hambre entre horas encontraréis por toda Cracovia puestos callejeros de fruta, paraditas de Pretzels y de pierogies (una especie de dumplings tradicionales de allí, suelen tener de muchos tipos y siempre hay veganos).

Os dejamos una pequeña guía de restaurantes y sitios en los que hemos ido a comer.

Aunque la mayoría de veces desayunabamos en el hotel, a veces parabamos por el Mo-Ja café, donde tenían algunos desayunos veganos. También hacen hamburguesas veganas. Es bastante caro en comparación a lo que te sueles gastar comiendo allí, es el típico sitio modernito y cuqui.

El primer día fuimos a comer a Krowarzywa, una hamburguesería vegana en una de las calles que salen del centro. Muy bien de precio, dos hamburguesas con patatas para compartir salen por aproximadamente 8 euros, y están buenísimas.

21272385_10213654042048028_852696704713854388_n

Ese día fuimos a las minas de sal y llegamos un poco justas para la hora de cenar (muchos sitios cierran a las 8, sobretodo en invierno, mientras que en verano pueden alargar hasta las 9 o las 11 de la noche), así que directamente fuimos a un restaurante oriental que nos habían recomendado, el Pod Norenami. Tiene una carta muy grande, incluso llegas a agobiarte con tanta cosa. Bien diferenciado lo que es vegano de lo vegetariano, y bastante caro en comparación con otros restaurantes. Cenamos momos, curry amarillo con verduras, “ternera” vegana con setas, arroz jazmín y dos cervezas y nos salió por unos 22 euros.

Al día siguiente íbamos de excursión a Auschwitz y nos teníamos que llevar algo para comer allí, así que fuimos a Vegab, un kebab vegano que teníamos detrás del hotel. Creo que puedo decir que es el mejor kebab que he comido nunca, incluso antes de ser vegana. Dos kebabs tamaño maxi salen por menos de 10 euros, y además de la “carne” de tofu tienes para opciones para rellenarlos.

21272476_10213654037127905_3146582201507971670_n

Por la noche fuimos a cenar a Green Day. No nos gustó mucho, y es que no tenían casi de nada de la carta. Incluso después de sentarnos llegaba gente que se iba por tener muy poca opción para comer. El personal muy poco amistoso y parecía que les daba todo igual. Para un apuro si estás por la zona no está mal, pero encontraréis millones de cosas mejores para comer.

21270835_10213654038687944_4060147640150655300_n

Al día siguiente fuimos a dar una vuelta por el barrio judío y comimos en un restaurante llamado Mihiderka. Muy pequeñito y acogedor, tiene tres mesas pero te podrías pasar allí horas. Si estás un poco cansado de tanta comida rápida es un buen sitio para hacer un reset y comer bien. Pedimos hummus para compartir con crudités y crackers raw, y de primeros lentejas con verduras asadas y fideos de arroz con verduras. De postre una cheesecake de mijo y tofu para compartir. Todo muy bueno, por unos 12 euros.

Para cenar fuimos a Glonojad, un restaurante vegetariano con mucha clientela y una buena carta. Pedimos samosas para compartir, falafel con couscous y pan de pita y pierogies de lentejas. Cada plato venía acompañado de tres ensaladas que podías elegir. Además pedimos dos cervezas y nos salió por unos 12 euros.21270864_10213654037567916_1675785284993407818_n.jpg

En fin, en Cracovia si eres vegano comes bien, bueno y barato, con mucha variedad y opciones para elegir y si quieres no repetir nunca. Teníamos ganas de tirar la ropa a la basura y volver con la maleta llena de Vegabs para congelarlos, pero pensamos que sería raro pasar por el control del aeropuerto así. Si vais allí, traednos uno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s