Filetes de seitán y garbanzos

18740213_693673310820990_8138165976601205764_n.jpg

Está claro que el seitán nos gusta a todos, pero la verdad que sale bastante caro comprarlo ya preparado. Si os quitáis la pereza de encima y aprendéis a prepararlo vosotros mismos veréis que es mucho más económico y no es tan difícil como parece.

Al principio cuesta pillarle el truquito pero una vez lo sepáis hacer, es poco probable que lo volváis a comprar preparado.

Además podéis prepararlo a vuestro gusto y en diferentes formatos, como éstos filetes que se preparan en un momento, se pueden adobar y congelar.

– 1 taza de gluten de trigo
– media taza de garbanzos (ya cocido)
– media taza de pan rayado
– una cucharada de ajo picado cocinado
– una cucharada de perejil fresco
– una cucharadita de sal
– media cucharadita de pimienta
– una cucharada de salsa de soja
– caldo de verduras para cocer los filetes

Empezamos mezclando los ingredientes sólidos en un cuenco grande: gluten, pan, sal y pimenta. Añadimos el ajo y el perejil y volvemos a remover. En un baso de batidora, ponemos los garbanzos y la taza de agua y batimos bien. Tiene que quedar un caldito bastante líquido. Si es necesario añadid un poco más de agua. A éste líquido le añadimos la salsa de soja y volvemos a mover bien.
Recuperamos el cuenco de los ingredientes secos y vamos poniendo poco a poco el líquido. Vamos mezclando con las manos y añadiendo líquido hasta que nos quede una bola de seitán. Una vez lo tengamos todo bien integrado amasamos un par de minutos y dejamos la masa en la nevera media hora. De mientras, vamos preparando una olla con el caldo de verduras y una hoja de laurel. Llevamos a ebullición.
Sacamos la bola de la nevera y con un cuchillo lo dividimos en 8 bolas pequeñitas. Ponemos cada bolita entre dos hojas de papel film y con la ayuda de un rodillo vamos estirando los filetes hasta que tengan unos 0,5 centímetros de grosor. Los metemos en el agua hirviendo unos 20 minutos hasta que veais que se han puesto bastante duritos y se pueden sacar bien con unas pinzas. Los dejáis escurrir bien en un colador y los colocáis en una fuente tapados con un papel film hasta que estén fríos.
Para cocinarlos los pintamos con aceite y los ponemos en la parrilla hasta que estén bien dorados.

Si queréis adobarlos solo teneís que poner un par de cucharadas de aceite de oliva con las especias que más os guste, embadurnar los filetes con la mezcla y dejarlos en un tupper hermético en la nevera almenos 12 horas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s